Historia

25 años en producción "El ascenso de Keltech"

Keltech fue fundado en los años 80 por el actual director general Ray Breen. Keltech comenzó como un humilde taller mecánico con un equipo de apoyo de mecánicos externos que daba servicio a compañías locales. Los miembros de ese equipo fundador siguen todavía hoy entre los altos directivos.

A principios de los 90, al detectar un vacío de mercado, la empresa empezó a distribuir componentes de acero a empresas locales. En un escenario de subcontratación altamente competitivo, Keltech empezó a destacar entre la multitud como un proveedor de componentes y montajes de calidad que añadían valor real al producto final. Hacia mediados de los 90, su reputación creció y Keltech empezó a ser el proveedor de grandes OEMs en sectores como conmutadores, manipulación de materiales, automoción y agricultura, entre muchos otros. A principios de los 2000, a Keltech se le empezaba a quedar pequeño el centro de la ciudad, ya que su cartera de clientes había aumentado e incluía ahora a clientes internacionales. Así pues, se trasladó a unas instalaciones de 8500 m2 de nueva construcción en el IDA Industrial Park de Waterford City.

A lo largo de este crecimiento sostenido, el mantra de la empresa era seguir invirtiendo sus beneficios en nueva maquinaria y sistemas que permitieran a Keltech ofrecer soluciones más innovadoras y sofisticadas a mayores OEMs a través de diversos sectores.

Keltech siempre ha tenido una cultura lean, pero en 2011 la empresa empezó a formalizar las metodologías lean por toda la organización, y la potente inversión en la formación de nuestra gente empezó de arriba a abajo. Ese trayecto sigue aún hoy bajo su nuevo nombre: “Excelencia operacional”. Este enfoque le ofrece a Keltech la agilidad y flexibilidad necesarias para ser un socio de confianza de los mayores OEMs.

En el pasado reciente, Keltech ha superado el punto en el que era clasificado como un “proveedor”. Ahora se nos clasifica como “socios” de nuestra base de clientes (algunos de los cuales han estado con nosotros durante casi 20 años). Siendo verdaderos expertos en nuestras áreas de elección (cabinas acústicas, tanques, pórticos y cabinas de seguridad y cabinas de telecomunicaciones), podemos ofrecer un servicio de 360 grados, desde fabricación de primera clase y ejecución del envío hasta apoyo en el diseño. Esto permite a los OEMs concentrarse en su objetivo final principal de vender más máquinas, y es así como nació el eslogan de Keltech: “Innovación mediante integración”.

El futuro le sonríe a Keltech: con un personal de 130, formado y en continuo crecimiento, y con unas instalaciones de 8500 m2 modernas y automatizadas, tiene todos los ingredientes para ofrecerle a su organización los niveles más altos de apoyo y satisfacción del cliente.